XARRAETA

Maldita Pota

En Madrid no pude evitar hincarle el diente a un bocadillo de “calamares”.

La experiencia, a la madrileña. Entras en el bar, el camarero te ficha, te pones nervioso (hemos perdido la práctica de una atención rápida y efectiva), disparas lo que quieres, te cobran y en un pis pas te encuentras saliendo por la puerta con un bocata de “calamares” ardiendo en la mano, le pegas mordisco, lo saboreas, y como un rayo pasan algunas ideas por la cabeza: el pan es blando pero a ese bocata le pega bastante, el “calamar” quema mucho, el rebozado es muy ligero y fino, está aceitoso pero… “¡¿qué quieres Joan?! ¡acaba de salir de la freidora! así que yo mismo me digo que está en el punto justo de aceite, no sabe a fritanga y a cada mordisco mis dientes parecen cuchillas ultra afiladas incidiendo en la carne del “calamar”, vamos que se cortaba como mantequilla.

Raudo y veloz voy al hotel, escribo un post y empieza el debate: Pota vs Calamar

Parece ser que me han dado pota por calamar y no me he enterado. Igual prefería no saberlo y seguir pensando que eso era calamar. El debate en Ig me acaba de fastidiar bastante, ahora solo que veo pota por todos lados, hacia unas horas era feliz con mi calamar aceitoso y no era consciente de hasta donde llegan los tentáculos de la pota, ahora siento que es como un virus que inunda cualquier espacio reservado hasta la fecha al buen calamar y a la buena sepia, bendita ignorancia.

Es difícil de identificar para un paladar no experto, a decir verdad, yo creo que aún no la identifico en muchas ocasiones pero también debo decir que creo que muchos de nosotros hemos crecido ya con los nombres cambiados, es decir, que casi todo lo que he comido como calamar a la romana en bares y restaurantes normalmente es pota. Y claro, así no avanzamos.

Es una lástima que nos den “gato por liebre”, y en este caso “pota por calamar”. Las razones: el precio. Y el escudo: que el cliente no se entera. Pero no se entera porque se le ha engañado desde siempre. Así que, gracias por engañarnos y por cargaros todo el universo gustativo y gastronómico de los presentes y futuros.

Podría extenderme un poco más pero la verdad es que me retiro un poco cabizbajo y apenado al darme cuenta de que lo que yo pensaba que era uno de los mejores bocadillos de sepia rebozada de Valencia quizá no sea sepia y sea pota. Era más feliz cuando pensaba que donde pone “calamar” es calamar y donde pone “sepia” es sepia.

Y he incluido la sepia porque en cuanto a ese icono bautizado como “Bocata Romana”, el cual es de sepia pero mucha gente se empeña en llamarlo “Bocata de calamares”: Estaba bueno, pero no tanto como cuando la duda de la pota aún no había entrado en mi cabeza. A medida que mordía me asaltaban muchas preguntas: ¿porque la sepia tiene un sabor salino? el pan es muy bueno, el rebozado es gordo y se deshace, la verdad es que es un poco aceitoso, bastante aceitoso, no lo recordaba así… y ¿estos hilos duros que no puedo morder y hacen que me lleve todo el trozo de golpe? ¿esto estaba la última vez que lo probé?… bbffff mejor me dejo la mita y me lo tomo luego en casa con más calma.

Aunque lo que hasta ahora era “sepia” pudiera ser pota, que no lo sé, no voy a permitir que una pota me destroce el mito entorno al único bocata de sepia rebozada de la Avenida del Oeste. Para mi siempre será un mítico, un clásico y un icono digno de ser probado y disfrutado.

Fucking pota my friends,

Joan Ruiz

BRAVAS

En Valencia hay mucha mucha mucha tradición de patatas bravas, en casi todas las cartas de bares y restaurantes te encontrarás como tapa estas patatas. Incluso hay sitios en las que te las puedes encontrar dentro de un bocata.

 

Hay varios estilos de bravas: con salsa picante, all i oli, con mayonesa y picante, con salsa de aceite y pimentón picante, patatas crujientes, patatas blanditas… Hay un sin fin de posibilidades, pero a mi las que más me gustan son las bravas bien fritas, crujientes, con aceite picante bien rojo por el pimentón y un poco de all i oli (eso sí, pero muy poquito all i oli, únicamente coronando la montaña de bravas).

 

EL TOP LIST 

Ahí van todas las bravas que me han vuelto loco hasta la fecha, a medida que vaya probando nuevos sitios los iré incorporando.

  • Bar Ricardo (Probadas en 2021)
  • Taberna Amparín (Probadas en 2019)
  • Bar JM (Probadas en 2021)
  • Bar El Mesón (Probadas en 2020)
  • Rte. Rausell (Probadas en 2021)
  • Bodega Aldeana (Probadas en 2021)
  • El Carrer de Campanar (Probadas en 2022)
Bar Ricardo 

Patatas crujientes con sabor, recubiertas con una salsa de aceite y pimentón poco picante y un all i oli como colofón. 

 
Taberna Amparín

Patatas blandas, embadurnadas con una salsa espectacular de tomate y all i oli tipo mayonesa, todo casero y con una receta familiar con muchos años a la espalda. 

 
Bar JM

Las patatas del JM y del Bar Ricardo son primas hermanas, son del mismo estilo, tendría que probar las dos a la vez para encontrar las diferencias, hoy por hoy ambas me parecen brutales. 

 
Bar el Mesón

Otras patatas con salsita a base de aceite y pimentón, con un color bien rojizo, son ligeramente picantes. Crujientes por los bordes y blanditas por dentro. 

 
Rausell Restaurante 

Brutales bravas, no sabría describir exactamente la sensación que me provocaron pero era una mezcla entre adicción y placer, era tal la sensación que no podía parar de comer una tras otra.

Bravas blandas pero turgentes, con los cantos rotos y una salsa que si no me equivoco debe de llevar tomate que mezclada con el all i oli es una maravilla. 

 
Bodega Aldeana

Cremaet de bravas. Unas bravas completamente diferentes, cocidas y servidas con piel, de tamaño pequeño lo que permite comerlas de un bocado y recubiertas por una salsa de harissa y un all i oli con crosta.

 
El Carrer de Campanar

Unas bravas con una buena salsa cremosa y con sabor a pimientos del piquillo, el tipo de salsa que rebañarías hasta con el tenedor a falta de patatas o de pan. 

XARRAETA

Gastronomía y diseño en Valencia – Entrevista en Desfici Magazine

Hace unas semanas recibí una llamada de Alicia en nombre de Valencia Capital del Diseño, para los que no lo sepáis Valencia va a ser Capital Mundial del Diseño en 2022 y eso es muy guay, muy importante y tremendamente positivo para Valencia.

Alicia: ¡Joan! ¿te apetece hacer un esmorzaret junto con Ana Climent (proyecto FAM) Sergio Mendoza (El observatorio) y Paula G. Furió de Desfici Magazine?

Yo: ¡Por supuesto! ¿cuando nos vemos?

La cita se vio retrasada en varias ocasiones por la “Living la vida Covid” tal y como dijo Alicia :), pero por fin llegó y fue en uno de mis lugares favoritos Bar Poligono (Alboraya).

Os dejo la maravillosa entrevista que ha hecho Paula para Desfici Magazine en este link, espero que os guste tanto como a mi.

LA REVOLTOSA BAR

Bueno bueno bueno, 

Pocos son los post que arranco con los “buenos” pero es que La Revoltosa Bar se merece una ola y no solamente porque tengan buen producto para almorzar o porque intenten elaborar platos y bocadillos tomando como punto de partida la tradición gastronómica familiar y añadirles un punch extra, si no también porque es de esos sitios en los que uno se encuentra muy a gusto.

El espacio

Barra – La Revoltosa Bar

Local pequeño, decorado con tonos cálidos y acogedor. Tiene varias mesas dentro y una terraza pequeña con una combinación de mesas altas y bajas.

Las veces que he ido me hubiera pasado toda la mañana en su terraza, viendo como los vecinos se paran a hablar entre ellos y se preguntan sobre sus cosas (jóvenes y mayores), me flipa esa vida de barrio.

El esmorzaret

Os adelanto que su tortilla de patatas me ha llegado al corazón, ¿sabéis esas tortillas sencillas pero que tienen algo especial? El mundo de las tortillas es muy subjetivo y ya sabemos que no hay dos tortillas iguales pero resulta que esa tortilla me recordó a la que hacía mi abuela, esa que me encontraba “por arte de magia” en la mesa la tarde que iba a visitarla y, ya sabemos como funciona esto, aplicando la regla del “ya que está hecha” terminaba cenando aunque fuesen las siete de la tarde.

Esgarraet, Titaina y tortilla

Y como parece ser que la cosa va de tradición y abuelas, deciros que el bocata que me comí está inspirado en un plato que hace la yaya de Javi: “La Marmita de la Yaya”. Podríamos decir que es como una titaina de embutidos (chorizo, morcilla y longaniza) sobre una capa de patatas pochadas. Bocata de guiso, de sabor intenso, con toques a especias dentro de un pan crujiente y agradable.

Marmita de la Yaya – Bocadillo

Y para cerrar el post ahí va una ráfaga de impresiones: 

  • Su ensaladilla está brutal
  • Su esgarraet me lo fulminé en un plis-plas
  • Sus calamares rebozados me los comería como si fuesen palomitas.
  • Su cremaet es uno de los mejores que he probado en Valencia.
Cremaet – La Revoltosa Bar

 

Curiosidades

Javi llevaba unos años retirado de la hostelería, encontró por casualidad este local en pleno Cabanyal y decidió jugársela, cuando iba a abrir estalló la pandemia, aguantó el confinamiento y en cuanto pudo levantó la persiana.

La “Marmita de la Yaya” es un bocata inspirado en un plato que cocina su abuela, cada vez que lo guisa triunfa tanto que se hacen colas alrededor del perol en fallas, cumples o eventos familiares.

Otras recomendaciones

Si lo que os molan son los sitios de esmorzaret donde se funde la tradición con la innovación o con un aire un poco más moderno no podéis dejar de echar un vistazo a los posts de Alenar Bodega Mediterranea, Bar Mistela o El Trinquet de Pelayo.

BAR ASENSIO

Nunca había oído hablar del Bar Asensio, y mira que llevan 30 años abiertos. Hace unas semanas se cruzó una foto de un bocata nivel gourmet que captó mi atención, era del Bar Asensio. Al cabo de unos días vi otro bocadillo que me gustó ¿y sabéis de donde era? Del Bar Asensio también, la cosa estaba clara: el esmorzaret iba a caer en breve.

Rótulo Bar Asensio

El espacio

Está situado en una calle de Picassent al lado de la Plaza del Mercat, es un bar pequeño, reformado y con una terracita a pie de calle. Las mesas guardan la distancia covid de seguridad y cuidan mucho los protocolos.

El esmorzaret

Iba con la idea de probar para almorzar alguno de los bocatas que había visto pero al ver la carta he encontrado tal oasis de bocadillos gourmet que he pensado… “hoy no los voy a poder probar todos, así que Joan, déjate aconsejar...” y eso he hecho, Jose Vicente me ha dicho que el mítico del Bar Asensio para esmorzar es el de Carne de caballo, patatas a lo pobre, tomate seco y ajos tiernos.

Me he dejado en sus manos y he disfrutado muchísimo, la carne era finita como el papel, con mucho sabor y con ese jugo caramelizado que queda de la plancha (el otro día aprendí que se llama reacción de maillard), las patatas a lo pobre estaban en su punto, nada aceitosas y con buen sabor a patata, el tomate seco le daba un extra de sabor y sal que me generaba la necesidad de encontrar trocitos de tomate para que mis papilas se volviesen locas, los ajos tiernos le daban un punto de jugosidad perfecto y si a esto le sumas que el pan estaba muy bueno (aunque a mi se me ha roto un poco por manazas)… hoy he visto el cielo con este almuerzo.

bocadillo de Carne de Caballo

He disfrutado del gasto, por varios motivos, las aceitunas eran buenas y carnosas, los cacaus pelados con buen sabor y en su punto de sal y como extra había pimiento en salmorra con un ligero sabor a comino, de normal no se encuentra y cuando lo ponen se agradece muchísimo.

El cremaet está hecho con un ron de la zona, Ron Mariel, de la destilería Ríos (ubicada en Silla). Es un ron oscuro y con un sabor intenso un tanto característico al que no estoy acostumbrado.

Cremaet – Ron Mariel

Curiosidades

Los tomates secos los hace el “Torrentí”, un vecino del pueblo que tiene una verdulería, él mismo los cultiva y los hace en conserva. Podrían utilizar cualquier tomate pero ellos prefieren el tomate de pera, la verdad es que le da un punto salino especial y muy rico.

La carne de caballo es espectacular, desde siempre han utilizado “la chulla”, comúnmente conocido como entrecot, la filetean finísima con la cortadora y así con un “vuelta y vuelta” está hecho.

Despedida

Una de las cosas que más me ha gustado a parte del buen esmorzar es que trabajan con producto y proveedores de la zona, hoy he aprendido varias cosas que los tomates secos los hace el torrente y que hay una destilería en Silla que hace ron entre otros licores y eso señores y señoras es lo que me flipa de ir visitando y conociendo lugares donde hacen del almuerzo valenciano algo memorable.

Os voy a enumerar los bocatas que me han quedado pendientes: el de pollo con salsa de curry, el de chipirones con mejillones en escabeche, el de bacalao a la andaluza, el de carrillada, el chivito de secreto y el almussafes roast beef… me da que tendré que regresar al menos 5 veces para almorzar.

El ticket – Esmorzaret

CASA LA CURRA

Introducción

No sé si es porque hacía muchos años que no iba, por el buen comboi del almuerzo, por el producto o por la solera de La Curra pero lo que tengo claro es que este almuerzo me supo a gloria.

Fuegos de la curra

El espacio

El espacio es muy grande, tiene un amplio comedor, un pasillo que lo une a la zona de la barra del bar, en este pasillo se encuentran los fuegos dónde se encuentra el surtido y donde se puede ver como cocinan a leña el producto y las paellas.

El esmorzaret

Como ya os he comentado disfruté mucho del almuerzo, fue un esmorzaret reposado, en la terraza y en buena compañía.

Surtido esmorzaret – La Curra

La dinámica de la curra es un tanto peculiar, al llegar lo primero que hay que hacer es echarle el ojo a una mesa, luego acudir al pasillo dónde están los fuegos y elegir el contenido del bocadillo, tienen un surtido sencillo pero muy bueno, tortillas, embutido, morcillas, patatas y pisto… y me comentó que según lo que se pida también te lo pueden hacer al momento, yo me limité a lo que había junto a la lumbre e hice un “ponme de todo”, así es que me quedó un bocata muy majo y bueno: tortilla de patatas con cebolla, longaniza, morcilla y pisto. El Pan era bueno y el contenido también así que perfecto.

Bocadillo de tortilla, embutido y pisto

Tengo que reconocer que el gasto no lo probé, básicamente porque estaba expuesto en una mesa al entrar al alcance de cualquiera y la verdad ahora con todo el tema covid soy bastante precavido.

Cremaet de Casa La Curra

Para rematar pedimos cremaets, para mi gusto demasiado dulce y un poco aguado.

Curiosidades

Situado a las afueras de Torrente, este restaurante años atrás hacía las funciones de un venta dónde los vecinos de los pueblos colindantes bajaban para comprar ya que antiguamente también era un ultramarinos, actualmente a la vez de bar y restaurante también es panadería y estanco.

Despedida

El almuerzo es una experiencia en la que juegan muchos factores, el sitio, la compañía, el producto, la solera, etc… y cuando un lugar aúna varios de ellos es para repetir todos los días.

Me han chivado que sus paellas a leña y chuletas de cordero son espectaculares, habrá que probarlas.

Paella La Curra

Otras recomendaciones

Si eres de los que te flipan los sitios con solera te recomiendo visitar Casa Herminia, el Bar Cristobal o la Taberna Amparín,

XARRAETA

Esmorzaret en el blog de Patatasanta – Entrevista

Entrevista a Joan Ruiz

Si eres un amante de los platos tradionales y las fiestas populares PatataSanta es tu fuente de inspiración. 

Marta lleva años recorriendo la geografía española recopilando y cubriendo toda festa popular relacionda con la gastronomía.

Su blog es un auténtico tesoro para todos aquellos que somo amantes de lo popular y sus tradiciones.

Patatasanta Blog

Llevamos tiempo siguiendonos en instagram y de repente un día Marta me propuso hacerme una entrevista, tardé muchísimo en contestarle pero es que me gustó tanto la propuesta que no quería dejar detalle que contar… muchas gracias Marta por hacerme un hueco en tu proyecto.

Os dejo el enlace a la entrevista, sólo espero que disfrutéis tanto leyéndola como yo contestándola.

Joan Ruiz – Esmorzaret

 

LAS BARRAS DE SURTIDO MÁS TOP DE VALENCIA

Cuando vas en busca de un buen almuerzo valenciano hay que tener en cuenta diversas variables antes de decidir el sitio: cremaet sí/no, carta vs surtido, terraza o interior, ciudad o pueblo… y para que no se haga muy dura está decisión ahí va el TOP 5 de los bares con el surtido más amplio y apetitoso que he probado hasta la fecha.

En estos tiempos post covid o de desescalada las medidas de protección hacen que las barras posiblemente no luzcan tanto como hace unos meses pero tanto el contenido como la calidad de sus platos no se han resentido en absoluto. Así que, con esta selección de espacios, ya no hay excusa si lo que se quiere es almorzar de surtido.

Restaurante La Puerta del Mar (Actualmente no dan Almuerzos)

Si lo que buscas es variedad, platos sabrosos y combinaciones explosivas para el esmorzaret aquí tienes un buen sitio para que tu cabeza lo tenga realmente difícil a la hora de decidir con que vas a rellenar el bocadillo.

Echa un vistazo al post completo de La Puerta del Mar.

Bar Nuevo Oslo

La barra del Nuevo Oslo es un auténtico espectáculo, una barra que parece no terminar, es de esas barras que cuando has finalizado el paseito de inspección tienes que volver a empezar para poder tomar la decisión final.

Bar L’institut de Ribarroja

¿Qué os voy a contar de esta barra ganadora de un cacau d’or? El impacto visual de tal montaje te deja ansioso hasta que te llega el bocadillo, las tapas y todo lo que hayas podido soñar para disfrutar de un buen esmorzar. Los sábados tienen que poner una mesa supletoria para albergar tal despliegue.

Post del Bar L’institut.

Bar Cristóbal

Una barra como las de toda la vida, con platos tradicionales y con ese toque que solamente Juani y Rosa le saben dar a sus platos. Un placer tanto por la comida, el ambiente y la ubicación.

Post completo del Bar Cristobal

Ca Cent Duros

En medio de la huerta de Borbotó tenemos este clásico del esmorzaret, basta con asomarse a la cocina para que tu boca se empiece a derretir ante tal surtido, vale la pena llegar pronto para verlo en todo su esplendor.

Casa Cent duros fue uno de los primeros post que hice al arrancar esta andadura gastronómica que tanto me llena el alma y la tripa.

 

RESTAURANTE PALAU 11

Casco Antiguo, centro de Valencia, domingo y ganas de almorzar: la cosa está difícil

Domingo 10 a.m. Suena el teléfono:
Xavi de @tastaldaci : Joan el bar en el que hemos quedado está cerrado… ¿qué hacemos?.
Yo: mmmm… tenemos varias opciones pero hay que moverse de zona…
Xavi: aquí hay uno con unos obreros almorzando en la terraza (Restaurante Bar Palau 11).
Yo: nos la jugamos… voy para allá.

Había quedado con Xavi de tastal d’açí para almorzar por la zona, yo llegaba tarde, íbamos a un sitio recomendado pero resulta que estaba cerrado, podíamos movernos a otro barrio pero apostamos por quedarnos en el centro, Xavi encontró un bar, vacío pero con solera.

No teníamos ninguna referencia, era un antiguo bar de esos que parece que intentan captar a algún turista que pasea por la zona con un cartel de paella, era domingo estaba vacío pero había unos obreros almorzando en la terraza, así que nos arriesgamos y resulta que tenían en la barra un surtidito apañado, suerte la nuestra. Entre semana nos contaron que tienen más variedad pero en domingo la reducen.

Pedimos una tapa de sangre con cebolla y unos bocadillos de tortilla de patatas con pimientos y morcilla.