Bar L’Institut

La primera visita que hice al Bar L’Institut de Ribaroja para almorzar fue un 3 de enero de 2019, por aquel entonces hice una breve review y la verdad es que me dejé muchísimas cosas por contar, a lo largo de estos años he vuelto en varias ocasiones y ya iba siendo hora de realizar una crónica más detallada y actualizada. 

El Bar L’institut es un referente de los almuerzos en Valencia, con una barra de surtido y una variedad espectacular que hacen que la gente se desplace a Ribarroja para echar la mañana y disfrutar del ritual valenciano del esmorzaret.

Desde ese 3 de enero de 2019 algunas cosas han cambiado y algunas otras se han mantenido, y me alegra contaros que las que han cambiado han sido a mejor y las que se han mantenido eran aquellas que hacían de L’institut un espacio único y memorable.

El espacio

El Bar está ubicado en frente de un Instituto, en una calle tranquila por la que a veces, intercalado con algunos coches, pasa un tractor o un carro tirado por caballos.

El local ha sido actualizado recientemente, lo que le da un aspecto más moderno y luminoso, su vitrina se ha adaptado a la gran demanda de almuerzos y su género luce radiante nada más entrar en el bar.

En su interior tiene un espacio de mesas frente a la vitrina y un salón comedor subiendo tres escalones. Dispone de una terraza estrecha y grande a lo largo de la acera con dos zonas, una con sol y otra con sombra.

El esmorzaret

Si nos metemos en faena gastronómica lo primero que voy a decir es que, desde mi humilde opinión, creo que su propuesta ha mejorado con el paso de estos años, se han preocupado por mantener un pan de horno de calidad, han introducido nuevos platos e mantenido sus propuestas del día tipo escabeches, guisos tradicionales y platos de toda la vida.

El Bar L’Institut es conocido por su gran surtido, sus bocadillos exclusivos, algunos de ellos diseñados por foodies de Valencia, por sus bocatas XXL y por su cremaet. Pero en esta review, y pese a que he probado bocadillos brutales como los que he comentado, voy a centrarme en su parte más tradicional.

Nada más entrar en la zona de la terraza me fijé que una mesa tenía una plato de Titania, así que ya tenía claro mi bocata principal, en cuanto crucé la puerta de entrada me quedé atónito con toda la variedad de platos que había y ahí empezó el dilema… croquetas, lagrimas de pollo fritas, habitas, longanizas, chorizos, pimientos verdes asados, tortillas, etc, etc, etc. Pero hubo dos cosas que me llamaron la atención: unas codornices escabechadas y unas manitas de cerdo a las que no les pude quitar el ojo de encima.

Pedí una tapita de manitas porque sabía, conociendo a Vicente, que algo más iba a caer y así fue… como por arte de magia apareció en mi mesa una tapa de calamares rebozados, sabrosos, bien fritos y crujientes.

Nota

Otro de los platos imprescindibles si se visita l’Institut es el rabo de cerdo frito, esta vez no cayó pero es un fijo que siempre me pido. 

Torreznos

Y otra de las cosas que nunca falla es el Pan que gastan, se lo traen de dos hornos, uno de Las Nieves de La Eliana y otro de Estíbaliz de Ribarroja.

El Cremaet

En esta ocasión no tomé cremaet pero como el ir y venir de este elixir valenciano en el Bar L’Isntitut es una constante desde las 9 hasta las 12h pude robar varias instantáneas del icónico carijillo quemado de L’Institut a base de ron, café, mondadura de limón y canela en rama, con una ligera espolvoreada de canela en polvo.

Curiosidades

Una de las cosas que no han cambiado y que es de admirar dado el gran volumen de almuerzos que sirven cada semana es que Vicente y su equipo siguen trabajando y esforzándose cada día para crear esa atmósfera de atención y buen servicio que tanto les caracteriza. Y debe de ser por eso que han salido en multitud de artículos, programas y galardonados con premios del almuerzo.

Nos vemos en los bares

Cada bar y restaurante tiene su sello, su espacio, su manera de hacer las cosas y su personalidad que se refleja en las propuestas gastronómicas, en como atienden a los comensales y también en las ganas de mejorar y evolucionar para seguir dando un servicio y una experiencia memorable al comensal. Así que os dejo algunos otros sitios para almorzar que para mi también tienen esa esencia y manera de hacer las cosas.

Ca Cent Duros

Ca cent duros es sin duda un lugar de culto para cualquier amante del almuerzo valenciano.

Ubicado en medio de la huerta valenciana reúne todos los ingredientes para que el almuerzo se quede grabado en la retina y en el paladar de cualquiera que lo visite. Respira tradición, buen producto, platos típicos valencianos como el all i pebre, el bocata de carne de caballo, el bacalao rebozado (abaecho), mollejas (lleterolas en valenciano), manitas, etc.

Lo visité por primera vez en 2017, cuando todavía la cuenta esmorzaret no había nacido, una amiga me contó que en un bar de Borbotó hacían un carajillo dulce en el que se se podían diferenciar el café, del licor y la crema. Me encantó el concepto y me generó una curiosidad brutal, así que fuimos para allá y probé mi primer cremaet.

Volví en 2018 para hacer una review pero desde entonces que no había regresado. Una de las cosas especiales de ir a almorzar a Ca Cent Duros es poder disfrutar de la huerta antes de entrar, toparte con un tractor que está haciendo una maniobra o pasear después del almuerzo viendo los campos llenos de alcachofas, cebollas o cacaus dependiendo de la temporada. Como he dicho antes para mi es un lugar de culto que reúne todas las condiciones para ser visitado más de una vez.

El espacio

Casa Cent duros o Ca Cent Duros se encuentra en Borbotó, en la zona de l’horta Nord. El bar se encuentra en el bajo de una casa antigua de pueblo y cuenta con un espacio interior y un patio a medio camino entre interior y exterior gracias a un toldo que pliegan o despliegan.

En el Patio tiene una zona de brasas, antiguamente se encendían los sábados pero ahora tras la pandemia no continuan han tenido que paralizar el tinglado.

El esmorzaret

A ver por donde empiezo porque en un mes he acudido 3 veces (en unos meses sabréis porqué),  en todas las visitas he probado cosas distintas, no tengo fotos de todo pero ahí va lo que más me ha gustado.

Bocatas

Sin duda si vas a Ca Cent duros tienes que probar su bocadillo de carne de caballo y su bocata de mollejas. La carne de caballo está cortada a filetes finos y está hecha al punto lo que hace cuando muerdes se rompa perfectamente, su sabor es más fuerte que la ternera, yo lo combiné con ajetes tiernos y patatas fritas… maravilloso.

Otro día probé el de mollejas con idéntica combinación (ajetes y patatas, pero esta vez le puse un poco de all i oli para darle más jugosidad), las mollejas son un espectáculo, son blanditas, tiernas y algunas de ellas con una pequeña crosta de maillard, su sabor es bastante suave y agradable. Las veces que he ido el pan muy bien.

Tapas 
  • Destacaría su bacalao rebozado, crujiente por fuera, muy tierno y en su punto por dentro, para mi gusto en el punto perfecto de sal y de sabor.
  • Oreja a la plancha, si hay oreja hay que probarla, ésta venía troceada, con algunos pelillos y de sabor intenso por el adobo.

El Cremaet

Amantes del cremaet, si no habéis probado este carajillo quemado ya va siendo hora. Debo reconocer que es uno de los cremaets más ricos y que más me han gustado desde que arranqué la cuenta. 

Es un cremaet de ron, de sabor dulce, con capas bien diferenciadas y con canela en polvo. Ya sabéis que no soy muy fan de este condimento en polvo en el cremaet, pero en este caso está puesto en la medida justa para que aporte un extra especiado perfecto.

Curiosidades

Ca Cent Duros lleva abierto desde 2012 y recibe su nombre por una anécdota que se remonta varias generaciones atrás. Hace muchos años el Bisabuelo de Vicente le prestó a un vecino del pueblo 100 duros de plata para que pudiera comprar ganado, lo que en principio debería haber sido un acuerdo privado y discreto entre ambas partes se hizo vox populi en el pueblo y con el tiempo acabaron llamando a la familia con el nombre de Ca Cent Duros y de ahí el nombre del restaurante.

 

Antiguamente te asomabas a la cocina mirabas todas las bandejas repletas de comida y elegías como querías el bocata, ahora por medias sanitarias covid el personal te canta en la mesa lo que hay y te montas el bocata.

Nos vemos en los bares

Os dejo algunas referencias similares para almorzar en medio de la huerta, con solera, con buen producto y fuera de la ciudad.

Bar Nuevo Oslo

Raúl – Bar Nuevo Oslo

Los bares son lo que son gracias a quienes los regentan, sus propietarios imprimen el alma y los dotan de carácter, y eso es lo que sucede en el Bar Nuevo Oslo, Raúl te hace sentir como en casa.  Dos Reviews: 2019 y 2022.

El Cremaet

 

REVIEW 2019

El Esmorzaret

Surtido barra esmorzaret valenciano – Bar Nuevo Oslo

Una de las barras de surtido más atractivas de Valencia

Tienen una barra de surtido abundante y repleta de platos muy apetecibles, simplemente hay que ver la foto: todas las mañanas elaboran la comida para que los almuerzos sean frescos y brutales. Entre semana la barra normalmente está lista sobre las 9 a.m y los fines de semana sobre las 10 a.m. Yo los visité en sábado y fui demasiado pronto, pero bueno, eso me permitió ver como iban nutriendo la barra de platos, ver como llegaban los comensales y charlar un poco con Raúl antes de que llegase la marea para almorzar.

Viendo tanta variedad para almorzar entré en colapso, así que me dejé en manos de Raúl para que me guiase por el esmorzaret del Nuevo Oslo, me propuso uno de sus bocadillos favoritos y debo reconocer que a partir de ahora también es uno de los míos: Pisto, embutidos varios (longaniza, chorizo y morcilla) patatas y huevos fritos. Contado así podría parecer una barbaridad pero la verdad es que había lo justo y necesario de cada ingrediente para que el almuerzo fuera perfecto, mientras esperaba el bocata picoteando aceitunas y observando las fotos de Julio Iglesias apareció ante mi una ensaladilla rusa, tierna, delicada, fresca y sabrosa…

Para cerrar el círculo un rico cremaet, limpio de obstáculos tales como ramas, granos de café o mondaduras de limón.

Cremaet – Bar Nuevo Oslo – Esmorzaret
    • Cervezas – Nuevo OsloCacharras Cerveza – Bar nuevo Oslo

Detalles extras

Está ubicado cerca del mercado de Abastos, si vais en coche es posible que os cueste aparcar, pero bueno a una mala en abastos hay un parking de pago. El local tiene una gran barra y una terracita de calle con varias mesas, lo que más llama la atención es su decoración, fotos vintage, carteles de las fallas, raquetas antiguas y unos espejos en los baños incrustados en televisores antiguos.

BERLANGA BAR

Introducción

Mucho me habéis preguntado por un sitio dónde almorzar en Benimaclet y hasta la fecha la verdad es que aún no había podido ir, ya he probado varios locales y pero aún tengo varios pendientes, así que para que la cosa no se alargue en el tiempo os voy a ir adelantando que el Berlanga Bar es fetén para ir a almorzar.

Berlanga Bar – Benimaclet

A modo resumen: ambiente de barrio, amplio surtido de barra, precios populares, dos terrazas con sol y sombra y un parque pegado para quemar las calorías del almuerzo.

El espacio

El interior del bar es pequeño pero con una gran barra y un surtido de los que dan gusto de ver. Y fuera cuenta con dos grandes terrazas.

Justo al lado tiene un parque con aparatos de gimnasia, así que es perfecto para ir con los peques y que corran.

El esmorzaret

Esta vez fui en plan healthy light y me pedí medio bocata de chipirones con habitas y ajos tiernos, el dueño me pegó un rapapolvo por haber llegado sobre las 11:15h cuando ya no quedaba en la barra los ingredientes de su bocata estrella: Lomo a la mostaza (hay que saber que no lo tienen cada día ya que lo que hacen es que lo alternan con su otro estrella… lomo con salsa casera de ajo aceite).

En cuanto a mi bocata, el pan era esponjoso y ligero, los chipirones jugosos y sabrosos, el punto de sal un pelín subido pero en resumen muy muy agradable. Como picaeta cayeron unos cacaus fritos con sal.

Bocadillo de chipirones

Hubo remate de cremaet y ahí va la descripción: cremaet de ron, con un toque dulce y ácido al final, pequeña mondadura limón en la superficie acompañada por unos granos de café.

Cremaet Berlanga Bar

Curiosidades

Llevan abiertos desde 1979, es un negocio familiar y ese pan tan agradable es de la panadería Isa, del mismo barrio.

¡Ah! y los martes hacen sangre con cebolla.

Despedida

Como me quedó pendiente probar su bocata estrella y como voy a seguir peinando la zona seguro que vuelvo para rematar la faena.

El ambiente y el surtido del Berlanga Bar me recordó a dos locales a los que les tengo mucho aprecio: la Cervecería Guimerá y el del Nuevo Oslo, así que si lo que os mola es un ambiente agradable, tranquilo y cercano, echadle un ojo a esos dos posts.

 

CASA LA CURRA

Introducción

No sé si es porque hacía muchos años que no iba, por el buen comboi del almuerzo, por el producto o por la solera de La Curra pero lo que tengo claro es que este almuerzo me supo a gloria.

Fuegos de la curra

El espacio

El espacio es muy grande, tiene un amplio comedor, un pasillo que lo une a la zona de la barra del bar, en este pasillo se encuentran los fuegos dónde se encuentra el surtido y donde se puede ver como cocinan a leña el producto y las paellas.

El esmorzaret

Como ya os he comentado disfruté mucho del almuerzo, fue un esmorzaret reposado, en la terraza y en buena compañía.

Surtido esmorzaret – La Curra

La dinámica de la curra es un tanto peculiar, al llegar lo primero que hay que hacer es echarle el ojo a una mesa, luego acudir al pasillo dónde están los fuegos y elegir el contenido del bocadillo, tienen un surtido sencillo pero muy bueno, tortillas, embutido, morcillas, patatas y pisto… y me comentó que según lo que se pida también te lo pueden hacer al momento, yo me limité a lo que había junto a la lumbre e hice un “ponme de todo”, así es que me quedó un bocata muy majo y bueno: tortilla de patatas con cebolla, longaniza, morcilla y pisto. El Pan era bueno y el contenido también así que perfecto.

Bocadillo de tortilla, embutido y pisto

Tengo que reconocer que el gasto no lo probé, básicamente porque estaba expuesto en una mesa al entrar al alcance de cualquiera y la verdad ahora con todo el tema covid soy bastante precavido.

Cremaet de Casa La Curra

Para rematar pedimos cremaets, para mi gusto demasiado dulce y un poco aguado.

Curiosidades

Situado a las afueras de Torrente, este restaurante años atrás hacía las funciones de un venta dónde los vecinos de los pueblos colindantes bajaban para comprar ya que antiguamente también era un ultramarinos, actualmente a la vez de bar y restaurante también es panadería y estanco.

Despedida

El almuerzo es una experiencia en la que juegan muchos factores, el sitio, la compañía, el producto, la solera, etc… y cuando un lugar aúna varios de ellos es para repetir todos los días.

Me han chivado que sus paellas a leña y chuletas de cordero son espectaculares, habrá que probarlas.

Paella La Curra

Otras recomendaciones

Si eres de los que te flipan los sitios con solera te recomiendo visitar Casa Herminia, el Bar Cristobal o la Taberna Amparín,

BAR L’ABORDATGE

Introducción

En verano una de las cosas que más apetece son las terracitas, el mar, la playa, los amigos y cosas fresquitas, así que, como renunciar al almuerzo no es una opción posible, lo que hicimos fue mezclar todos esos factores y fuimos a almorzar al restaurante L’abordatge de la Pobla de Farnals.

“El esmorzaret es una tradición y un ritual. La cultura del almuerzo viene de cuando los agricultores hacían una parada a media mañana para comer algo y reponer fuerzas. A día de hoy, en Valencia, el almuerzo se ha convertido en toda una religión” .

El espacio

L’abordatge es un restaurante pequeño, decorado por dentro como si fuese un antiguo barco, con motivos náuticos y madera barnizada, donde sirven comidas, cenas y almuerzos.

Está situado al final del puerto de la Pobla de Farnals, en un pequeño complejo de locales donde se mezclan restaurantes y negocios de actividades acuáticas.

Tiene una terraza grande a la sombra que está dividida en dos espacios, una parte se encuentra bajo un toldo grande y la otra bajo un pasaje que hace el complejo de locales. Dentro del local hay unas cuantas mesas.

El esmorzaret

Llegamos sobre las 10h y la terraza estaba llena, buena señal, dado que no reservan estuvimos esperando un rato y tras unos 30 minutos conseguimos una mesa.

Lo primero que siempre hago al llegar a un local es echar un vistazo a su vitrina, y ¡bingo! el material tenía muy buena pinta… así que me senté y cuando vino el camarero le pregunté si tenían algún bocadillo estrella, me dijo que no pero que la carne de caballo estaba estupenda… así que ¡doble bingo! pedí uno de carne de caballo, patatas fritas y pimientos asados… y fue todo un acierto: el pan era crujiente y muy bueno, la carne fina y en su punto, las patatas me parecieron lo más, cortadas en rodajas, crujientes por los bordes y tiernas por dentro, los pimientos le daban un punto de jugosidad en el que contrastaba el toque dulce de los rojos con el más fuerte de los verdes.

Bocadillo de carne de caballo

Pedimos también una ensalada de tomate, tenía mejor pinta de lo que era, estaba bien pero no era como para soltar un ¡Brutal!. Los cacaus del collaret, pequeños y con mucho sabor y las aceitunas bien, una mezcla entre partidas y manzanilla.

Mis compañeros de esmorzaret se pidieron otros bocadillos, uno de ellos un clásico que no puede faltar en cualquier almuerzo: tortilla de patatas con longaniza. Mientras que el otro bocata haría la boca agua a cualquier amante de la carne: Revuelto de chistorra con unas longanizas extras.

En este comboi también venían niños, y me alegró ver como adaptaron el almuerzo a sus necesidades, sacaron unas tostaditas más blandas con tomate y jamón York a la plancha.

La cerveza en litrona y el agua en botella de litro, como dijo uno de los integrantes del comboi:

“Almorzar con una buena litrona le da un punto romántico al esmorzaret”

Y creo que tiene toda la razón, los aspectos costumbristas y desprovistos de glamour del almorsaret es lo que imprime la personalidad y autenticidad a este momento dónde el objetivo es disfrutar de la comida y de la compañía sin adornos ni florituras.

No tenían cremaet y nuestro gozo en un pozo, pero bueno, nos pedimos unos cafés y debo reconocer que me sentó de categoría, negro como el azabache y con espuma densa.

Café solo – L’Abordatge

Curiosidades

He almorzado en dos ocasiones en la Pobla de Farnals y en las dos ocasiones tenían en sus vitrinas chorizos criollos, en el primero no me llamó la atención porque estaba regentado por unos chicos de Uruguay pero ayer en L’abordatge también vi que los tenían, será coincidencia pero es un tipo de chorizo que no se suele ver en los surtidos del almuerzo valenciano.

Despedida

En verano el cuerpo me pide almorzar en sitios así, cerca del mar, con producto fresco y con amigos, de aquí a lo que queda de meses de calor voy a intentar que todos los almuerzos sigan este patrón. Así que si pensáis igual que yo y os apetece almorzar en un sitio costero os recomiendo que echéis un vistazo al post que hice sobre el Casino del Perelló.

LAS BARRAS DE SURTIDO MÁS TOP DE VALENCIA

Cuando vas en busca de un buen almuerzo valenciano hay que tener en cuenta diversas variables antes de decidir el sitio: cremaet sí/no, carta vs surtido, terraza o interior, ciudad o pueblo… y para que no se haga muy dura está decisión ahí va el TOP 5 de los bares con el surtido más amplio y apetitoso que he probado hasta la fecha.

En estos tiempos post covid o de desescalada las medidas de protección hacen que las barras posiblemente no luzcan tanto como hace unos meses pero tanto el contenido como la calidad de sus platos no se han resentido en absoluto. Así que, con esta selección de espacios, ya no hay excusa si lo que se quiere es almorzar de surtido.

Restaurante La Puerta del Mar (Actualmente no dan Almuerzos)

Si lo que buscas es variedad, platos sabrosos y combinaciones explosivas para el esmorzaret aquí tienes un buen sitio para que tu cabeza lo tenga realmente difícil a la hora de decidir con que vas a rellenar el bocadillo.

Echa un vistazo al post completo de La Puerta del Mar.

Bar Nuevo Oslo

La barra del Nuevo Oslo es un auténtico espectáculo, una barra que parece no terminar, es de esas barras que cuando has finalizado el paseito de inspección tienes que volver a empezar para poder tomar la decisión final.

Bar L’institut de Ribarroja

¿Qué os voy a contar de esta barra ganadora de un cacau d’or? El impacto visual de tal montaje te deja ansioso hasta que te llega el bocadillo, las tapas y todo lo que hayas podido soñar para disfrutar de un buen esmorzar. Los sábados tienen que poner una mesa supletoria para albergar tal despliegue.

Post del Bar L’institut.

Bar Cristóbal

Una barra como las de toda la vida, con platos tradicionales y con ese toque que solamente Juani y Rosa le saben dar a sus platos. Un placer tanto por la comida, el ambiente y la ubicación.

Post completo del Bar Cristobal

Ca Cent Duros

En medio de la huerta de Borbotó tenemos este clásico del esmorzaret, basta con asomarse a la cocina para que tu boca se empiece a derretir ante tal surtido, vale la pena llegar pronto para verlo en todo su esplendor.

Casa Cent duros fue uno de los primeros post que hice al arrancar esta andadura gastronómica que tanto me llena el alma y la tripa.

 

LAS BARRAS DE SURTIDO MÁS TOP DE VALENCIA

Cuando vas en busca de un buen almuerzo valenciano hay que tener en cuenta diversas variables antes de decidir el sitio: cremaet sí/no, carta vs surtido, terraza o interior, ciudad o pueblo… y para que no se haga muy dura está decisión ahí va el TOP 5 de los bares con el surtido más amplio y apetitoso que he probado hasta la fecha.

En estos tiempos post covid o de desescalada las medidas de protección hacen que las barras posiblemente no luzcan tanto como hace unos meses pero tanto el contenido como la calidad de sus platos no se han resentido en absoluto. Así que, con esta selección de espacios, ya no hay excusa si lo que se quiere es almorzar de surtido.

Restaurante La Puerta del Mar

Si lo que buscas es variedad, platos sabrosos y combinaciones explosivas para el esmorzaret aquí tienes un buen sitio para que tu cabeza lo tenga realmente difícil a la hora de decidir con que vas a rellenar el bocadillo.

Echa un vistazo al post completo de La Puerta del Mar.

Bar Nuevo Oslo

La barra del Nuevo Oslo es un auténtico espectáculo, una barra que parece no terminar, es de esas barras que cuando has finalizado el paseito de inspección tienes que volver a empezar para poder tomar la decisión final.

Bar L’institut de Ribarroja

¿Qué os voy a contar de esta barra ganadora de un cacau d’or? El impacto visual de tal montaje te deja ansioso hasta que te llega el bocadillo, las tapas y todo lo que hayas podido soñar para disfrutar de un buen esmorzar. Los sábados tienen que poner una mesa supletoria para albergar tal despliegue.

Post del Bar L’institut.

Bar Cristóbal

Una barra como las de toda la vida, con platos tradicionales y con ese toque que solamente Juani y Rosa le saben dar a sus platos. Un placer tanto por la comida, el ambiente y la ubicación.

Post completo del Bar Cristobal

Ca Cent Duros

En medio de la huerta de Borbotó tenemos este clásico del esmorzaret, basta con asomarse a la cocina para que tu boca se empiece a derretir ante tal surtido, vale la pena llegar pronto para verlo en todo su esplendor.

Casa Cent duros fue uno de los primeros post que hice al arrancar esta andadura gastronómica que tanto me llena el alma y la tripa.

 

CERVECERÍA BAR GUIMERÁ

Al principio de la calle Guimerá se encuentra esta cervecería que tras varias generaciones familiares sigue al pie del cañón alimentando al personal, tanto para almorzar como para comer Jose se encarga de que la tradición familiar siga viva.

Bar Guimerá

Uno de los indicadores más fiables para saber la calidad del almuerzo de un bar es la clientela, si el bar está lleno de ciclistas, agentes de la ley u obreros has dado con el lugar adecuado.

El Espacio

Una de las cosas que más me gustó fue el ambiente que se respiraba en la hora del almuerzo, me sentí como si fuera el bar de mi barrio de toda la vida, en el que te encuentras cómodo y relajado. Compartí hora del almuerzo con policías, gente mayor del barrio, con un grupo grande amigos que habían hecho un buen comboi y con algunas parejas jóvenes, cada uno iba y venía pero se notaba que en cuanto se sentaban era para disfrutar de ese momento, pausado y sin prisas.

El Esmorzaret

Al entrar te reciben los platitos del gasto y a medida que avanzas por el local te encuentras el género en perolas y bandejas sobre la barra, todo tiene una pinta genial, yo me decanté por uno de sus bocatas estrella: patatas con cebolla, chistorra y huevo… buen pan, buen producto y un 10 por tener cerveza Warsteiner Non-Alcoholic, cerveza que no tiene nada que envidiar a su hermana con alcohol. Cacaus pelados con sal y aceitunas conforman el gasto.

Bocadillo de chistorra con huevos fritos y patatas a lo pobre – esmorzaret – Bar Guimerá

Curiosidades

Siempre que quieras sentir la sensación de comer en casa de tu abuela este es tu sitio. Si vas en coche la zona no es fácil pero por suerte tienes el parking de abastos más o menos cerca. Abierto todos los días, de lunes a domingo. Es un negocio familiar que lleva años manteniendo viva la tradición del almuerzo valenciano.

El almuerzo más seguro de la ciudad, si entras en un bar y está lleno de agentes de la ley quiere decir que has dado con el lugar adecuado. Esto es lo que sucede en la Cervecería Bar Guimerá 1973. Comida casera y local acogedor.

Café – Bar Guimerá

A DESTACAR

  • Localización: , Valencia
  • Horario: De lunes a Domingo.
  • No tienen terraza.
  • Buen Ambiente, familiar y de barrio.
  • Almuerzo: Surtido en Barra.
  • Gasto: aceitunas y cacaus pelados.
  • Cremaet: No.
  • Precio esmorzaret completo: 4,5€. (Almuerzo Popular)

BAR L’ALCÚDIA – Vall d’Uixó

Estos son los sitios que me flipan, sitios en los que su esencia y solera te atrapan, donde los parroquianos acuden diariamente a almorzar, donde las personas que pasan por tu mesa te dan el “bon profit”, donde el producto es de la tierra y está cocinado de manera tradicional.

Bar L’Alcúdia – Esmorzaret

El lugar

En este esmorzaret @capitacomboi como nos hizo de anfitrión, nos llevó a tomat un auténtico almuerzo valenciano a uno de sus sitios preferidos, después de la comilona paseamos por la Vall d’Uixó y mientras nos enseñaba su pueblo nos iba contando anécdotas y tradiciones de la zona. Una de las cosas que más me gustó es que una de las calles a las que da el bar es la calle donde se juega a pilota valenciana.

Lo primero que vimos al entrar en el Bar l’Alcudia fue un cremaet en la barra a punto de ser servido, sus tres colores indicaban que era un cremaet de nivel! nos acercamos a la vitrina y @almorsar_et, que ya es perro viejo en esto de los almuerzos, propuso hacer un variat de todo, así que no lo dude ni un instante si almorsaret lo tiene claro yo me dejo llevar.

Bar L’Alcúdia – Esmorzaret – Cremaet

El Esmorzaret

Vitrina pequeña pero con lo justo y necesario, no hace falta más: buen producto, surtido bien seleccionado y bien trabajado. Unas tortillas finitas de cebolla, habas, y otra que no recuerdo coronában la vitrina y dejaban hueco hasta que salieran las de patatas. Capitá comboi optó por su clásico: tortilla de patatas, longaniza y pimiento verde (“no es precís res més”).

Esmorzaret al plato variado

Al centro una ensalada de tomate con cebolla traída directamente por los llauros de la huerta, unas olivas como en pocos sitios he probado y unos cacaus del collaret muy sabrosets con la cáscara recubierta de sal. (corazón)

Y llegó el momento del cremaet: ¡otra historia! nos lo sirvieron en vaso de barro y no os imagináis las ganas que tenía de probarlo de esta manera, en Valencia ciudad y alrededores no es tan típico tomarlo con este tipo de menaje pero si algo mantienen en la zona de Castellón es esta gran tradición, y la del cremaet tanga, que eleva la experiencia a su máxima potencia.

No hay nada que más me guste que aprender, descubrir y conectar con la esencia y tradiciones de los sitios, gracias capitá por enseñarnos lo esencial de esta gran tradición como es el almuerzo valenciano el cual comboia y genera germanor entre la gente.

Curiosidades

No tiene terraza pero tiene una calle dónde se juega a pilota valenciana.

Bar L’Alcúdia – Esmorzaret

La despedida

Si lo que te gusta es almorzar en los pueblos no te pierdas el esmorzaret del bar Casa Herminia o el del Casino del Perelló. Y en cambio si lo que te pierden son las barras con un buen surtido deberías visitar el bar nuevo Oslo, la Puerta del Mar o el Bar l’institut.